LA BATACLANA | Restaurant
Cocina Congelada y al Vacío
El término "sous vide" proviene del francés y significa "al vacío".

Es una técnica utilizada en la gastronomía basada en el almacenamiento de alimentos sellados al vacío, para luego someterlo a una temperatura específica -esto es, controlada-, por períodos prolongados de tiempo para conservar las características fundamentales del alimento en cuestión (como aroma, sabor y textura), además de mantener la mayor cantidad de nutrientes del mismo.

Entre otras ventajas, el sous vide permite:
1. Llevar la alta gastronomía a tu mesa, ya que es una de las técnicas favoritas de los mejores chefs y cocinas del mundo.
2. Reducir considerablemente la pérdida de peso y humedad del alimento, manteniendo además sus valores nutricionales.
3. Realzar los sabores de la comida, al ser cocinada en sus propios jugos.
4. Capturar el aroma del producto al no existir evaporación durante el proceso de cocción.
5. Preservar los alimentos por mayor tiempo ya que, al no existir la presencia de oxígeno -recordemos que están al vacío-, disminuye la proliferación de microorganismos en forma considerable.

¿Te atreves a disfrutarnos?

La Bataclana y el chef
NOS MUEVE EL PLACER
Nos mueve el placer. Esa sensación que recorre todo el cuerpo, la espalda, las piernas y los brazos… Ese proceso sensorial que te despierta la sangre y te pide más. Por eso, hemos querido hacer una cocina internacional, buscando platos de muchas culturas que reflejen la intensidad de su historia, de su mitología, y que nos sacudan el espíritu. Por eso cocinamos con una sazón única, con especias poderosas -pero nunca invasivas- que nos provoquen y nos estimulen.

Nuestro viaje gastronómico nos lleva a oriente, a Europa, a Latinoamérica, a rincones preciosos, ocultos, únicos, donde los sabores hablan y nos transforman. El placer de la carne llevado a una expresión gastronómica total, donde la experiencia se transforma en algo sensual, hedonista, memorable.

La Bataclana es una verdadera fiesta de sabor y de intensidad que recorre la piel. Es como el amor y la humedad en un encuentro brutal sin culpas, sin estructura. Placer puro, para compartir y vivir una y otra vez.